Investigadores del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC, Universidad de Cantabria), la Universidad de Toulouse y la Universidad de Burgos han obtenido las dataciones más antiguas de Europa hasta el momento para el contexto de pinturas rupestres. Se trata de las pinturas de la cueva gipuzkoana de Altxerri B y, según revela el método del carbono-14, tendrían unos 39000 años de antigüedad.

Las conclusiones del estudio se han publicado en la prestigiosa revista norteamericana Journal of Human Evolution.

Puedes ver más información en la página web de la Universidad de Cantabria.

Compartir: